fbpx

ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES | Qué son y cuáles son

Enfermedades cardiovasculares y cómo prevenirlas

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la enfermedad que más temor te causa?

Estoy segura de que la respuesta inevitable es el cáncer, olvidas que el verdadero enemigo es la enfermedad cardiovascular. El infarto en el corazón y los accidentes isquémicos y hemorrágicos cerebrales son la principal causa de mortalidad y de discapacidad en nuestro país y en la mayor parte del mundo.

¿Sabías que, aunque es la causa más frecuente de enfermedades y muertes,  ES PREVENIBLE?

¡SÍ! ¡Como lo lees! Puedes evitar en gran medida la aparición de estas enfermedades. 

La clave es PREVENIR en vez de curar.

Bajo el nombre de enfermedades cardiovasculares se agrupan una serie de padecimientos que afectan al corazón y a toda la red de vasos sanguíneos de nuestro cuerpo, incluyendo las arterias, las venas y los capilares que trasladan la sangre a todos los rincones del  cuerpo y de regreso al corazón. Estas son: Hipertensión arterial, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, enfermedad cerebrovascular (ACV) y enfermedad vascular periférica.

La eventualidad es que a diferencia de otras enfermedades, las cardiovasculares no suelen generar ninguna inquietud a la mayoría de las personas. Sin producir síntomas, se van desarrollando a lo largo de los años de forma silenciosa, hasta que, en ocasiones, es demasiado tarde. 

En algunos casos pueden avisar,  pero después del susto inicial la mayoría de nosotros vuelve a perder el miedo, quizás mantienen la confianza ciega de que un medicamento podrá realizar  el milagro de alejar el riesgo cuando no nos hemos dado cuenta de que tenemos la solución en nuestras manos ¡TU BIENESTAR ESTÁ EN TUS MANOS! 

La buena noticia es que cada vez contamos con mayor información sobre cómo se producen estas enfermedades y sobre qué podemos hacer para prevenirlas y mantener una salud cardiovascular óptima.

 

 

Entonces,

¿Cuáles son los FACTORES DE RIESGO para presentar enfermedades cardiovasculares?

Se trata de características que tienes en tus genes y ciertos hábitos de vida que aumentan la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, más que en comparación con las personas que no las tienen.  

  • Padecer de Diabetes:

La diabetes es una ENFERMEDAD crónica que se caracteriza por un aumento de la concentración de una forma de azúcar en la sangre (resultado de varios alimentos). Imagina que este tipo de azúcar, llamada glucosa, es como la gasolina de tu cuerpo, es tu fuente de energía que nutre a las células del organismo y que te permite vivir y crecer. Esta fuente de energía debe entrar a cada una de nuestras células y para poder entrar necesita una llave que es la famosa INSULINA, pero si este tipo de azúcar no consigue suficientes llaves para ingresar se va a acumular en la sangre.  Si esta situación se mantiene por años, tu organismo y en especial los vasos sanguíneos y corazón sufrirán muchos daños.

  • Tener la tensión arterial elevada: 

La sangre que recorre tu cuerpo a través de los vasos sanguíneos necesita determinada presión para realizar su viaje y aportar oxígeno y nutrientes a todos los órganos para que puedan funcionar. Llamamos presión arterial a la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias cuando circula por ellas, si está por encima de lo normal (120/80 mmhg) y no se controla la presión, tu corazón se verá afectado hasta el punto en que puede dejar de funcionar correctamente. 

  • Tener niveles altos de colesterol:

El colesterol es una sustancia similar a la grasa que produce nuestro propio cuerpo a través del hígado y el resto es aportado a través de la dieta. El colesterol es indispensable para la vida porque le da estructura y soporte, entre otras funciones, a todas las células de tu cuerpo. El problema es que, aunque necesitamos una cantidad de colesterol para estar sanos, su exceso resulta peligroso.  Cuando los niveles en sangre sobrepasan ciertos límites pueden depositarse en las paredes de las arterias formando un tapón de grasa. Imagina que esto sucede en las arterias de tu corazón o tu cerebro,  ¿Qué  crees que pasaría si se tapa completamente la arteria que lleva sangre a ese órgano?

Te daré un ejemplo para que puedas responder esa pregunta: presiona con fuerza y envolviendo completamente la punta de uno de tus dedos, al cabo de unos segundos dejará de recibir sangre y se tornará morado y sin oxígeno ¿cierto?, ¡exactamente, tienes la respuesta! Eso le sucede a tu corazón y a tu cerebro si no les llega sangre. 

  • Dos factores de riesgo

Estos no son modificables, de acuerdo a las estadísticas ser HOMBRE y tener mayor EDAD aumenta las posibilidades de padecer estas enfermedades. 

  • Punto y aparte merece el tabaco.

Es el principal factor de riesgo, no solo para las enfermedades cardiovasculares sino también para el cáncer. Lo ideal es no adquirir el hábito, pero si hay que dejarlo, cuanto antes mejor. El beneficio de dejar de fumar se produce desde el día siguiente al abandono y será progresivamente mayor con el tiempo. Piensa que por tu bienestar y el de los tuyos, no deberías fumar. 

  • Llevar una vida sedentaria.

El sedentarismo es un estilo de vida que carece de movimiento o actividad física. Si realizas menos de 30 minutos diarios de ejercicio regular y menos de 3 días a la semana, debo decirte que eres sedentario y si te ejercitas con regularidad… ¡TE FELICITO!

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad más importante a nivel mundial, desarrollando como consecuencia una enfermedad que se ha convertido en un problema de salud en todo el mundo y que veremos a continuación.

  • La obesidad

Toma una cinta métrica y mide tu circunferencia abdominal alrededor de tu ombligo. Si eres hombre y mide más de 90 cm, o si eres mujer y mide más de 80 cm, debes pensar en modificar tus hábitos alimenticios y agregar a tu rutina diaria al menos 30 minutos de ejercicio. Tener este acúmulo de grasa abdominal no es un fenómeno inocente. 

Debes tener en cuenta que es un efecto multiplicador, como un efecto bola de nieve. Si tienes  varios de los  factores de riesgo que te mencioné anteriormente, se irá incrementando la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares. 

Esto no significa que la ecuación sea inevitable. Existen muchas ideas equivocadas respecto a la patología cardiovascular, posiblemente porque muchos aún no se han dado cuenta de que se puede prevenir su aparición y que, cuando ya está presente, también es posible reducir su impacto. El problema es ¿cómo?

¿Y si la solución está en tus manos?

 

 

¿QUÉ ESPERAS PARA SOLUCIONAR EL PROBLEMA Y MEJORAR TU VIDA?

Te daré algunas recomendaciones:

A nuestro cuerpo le gustan los hábitos saludables, comer siempre a la misma hora regulará el metabolismo de nuestro organismo. 

Tener una dieta balanceada y equilibrada. Una buena alimentación consta de incluir en tu dieta carbohidratos, proteínas y grasas, pero todo con moderación y equilibrio. Incrementar el consumo de frutas y vegetales y sobre todo tomar mínimo 8 vasos de agua al día.

Actualmente se recomiendan de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica por semana para todos los adultos, incluyendo a personas con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para niños y adolescentes. Realizar ejercicio tiene infinidad de beneficios como: conservar el cuerpo en forma, evitar enfermedades cardiovasculares, al realizar ejercicio liberamos una sustancia que nos ayuda a sentirnos mejor anímicamente, por lo tanto es un antidepresivo natural.

Un dato curioso que quizás no conozcas es que el ejercicio es un escudo de protección para nuestro cerebro, ayudando al aprendizaje y la memoria. Además que  los ejercicios aeróbicos son más importantes para el cerebro, donde usas también coordinación y concentración.

RECUERDA QUE: LA SALUD FÍSICA PROMUEVE UNA MEJOR SALUD MENTAL.

Dormir entre 7 y 9 horas continuas y por la noche, ayuda a tener un efecto reparador y regenerador de nuestro cuerpo. También es ideal acostarte a dormir y levantarse siempre a la misma hora. 

Realizar ejercicios de respiración y meditación nos puede favorecer a tener mejor actitudes frente a las situaciones de estrés para evitar disturbios emocionales que causen un desequilibrio en nuestro sistema.

Espero que tengas la mejor disposición para abrazar un estilo de vida saludable. 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.